• Martes, 01 Septiembre 2015
  • Mi Magazine
  • 666
Sexo para cuando hay flojera: 3 posiciones poco demandantes

Sí, suele pasar: tienes ganas pero tu cuerpo no responde. Si en alguna ocasión has sentido apetito sexual pero tu energía es limitada, no todo está perdido. Puedes practicar algunas posiciones sexuales que requieren de poco esfuerzo y son igual de placenteras que los encuentros más épicos.

¡Acéptalo! La flojera no es un pretexto eficaz para perderte de un momento agradable junto a tu pareja por ello, te recomendamos tres consejos para no huir de la que podría ser una noche apacionante.

El infalible misionero

Lo tradicional no pasa de moda... ¡jamás! Esta es una de las posturas más populares y aunque el hombre es el que tiene más participación, no requiere de mayor esfuerzo. Instrucciones a seguir: la mujer se coloca entre las piernas de su pareja, extiende las suyas y él apoya su peso sobre ella. La naturaleza no miente y es una posición que además de obedecer al instinto resulta profundamente erótica. ¡Alerta! Abusar de esta práctica puede llevar a la relación al terreno de lo monótono y aburrido.

Estilo perrito

Las fantasías de los hombres con esta posición son interminables. Las mujeres invierten poco esfuerzo y mientras el hombre puede usar la cama como un apoyo para lograr un buen ritmo, su pareja está destinada a disfrutar de las sensaciones y vale la pena explorarlas. La ruta del placer: la mujer se coloca de 'cuatro patas' (término que tienen una connotación animal) y el hombre, de rodillas la penetra por detrás. El único aviso preventivo tiene que ver con el nivel de penetración, si se hace demasiado fuerte, se le puede provocar dolor a la mujer.

Las cucharas, el ensamble perfecto

 

La penetración suele ser profunda del mismo nivel que con la posición de perrito. Es una posición relajada para ambos e incluso es recomendable para las mujeres embarazadas porque ellas pueden tener contacto sexual sin ningún riesgo ni incomodidades. Manual para disfrutar: el hombre y la mujer se acuestan hacia el mismo lado, como cucharas. Él se coloca contra la espalda de su pareja y la penetra por detrás.

blog comments powered by Disqus